Identificarse

Login

Usuario
Password *
Recordarme
Jueves, 29 Agosto 2013 22:41

Cincuenta sombras sombras de desigualdad en una pareja

Escrito por 

SOMBRAS DE DESIGUALDAD EN UNA PAREJA 

 

Por María Carmen Lorenzo

 

  

Ante críticas tales como: ”La novela erótica que ha revolucionado a las mujeres de Estados Unidos” The New York Times y, “Leer este libro hace que te sientas sexy otra vez. Una novela que está avivando el fuego de muchos matrimonios” divamoms.com, con más de 60 millones de ejemplares vendidos me acerco con curiosidad a la TRILOGIA CINCUENTA SOMBRAS producto de la escritora E. L. James.

Os invito a repasar conmigo la historia desde el prisma de género. Comienza como una novela romántica al uso, donde el protagonista masculino, el Sr. Grey, es joven, guapo, multimillonario, lo mismo pilota un barco que un helicóptero y, burla a la muerte cual 007. Pese a sus sombras parece tal príncipe azul que dan ganas de pedirse uno igual.

Por su parte, la protagonista femenina, Anastasia Steele, también es joven, bella, inteligente y representa la inocencia en su más amplio sentido: es virgen. ¿Casualidad?  Al no haber tenido relaciones sexuales previas no puede comparar cualitativamente  otras con las que establecerá con este hombre. Así mismo, tampoco parece conocer su propia sexualidad, es decir, sus propios deseos.

Sin duda, esto favorece que los deseos masculinos sean los que dominen en sus relaciones sexuales. Todo ello circunscrito en una relación de poder Amo-Sumisa.

Algo de lo que ella aparentemente huye, pero no nos engañemos, lo que sucede es que esta mujer hace suyos prácticamente todos los deseos de él. Incluso llega a renunciar a su apellido de soltera, si bien parecería una nimiedad, no deja de ser un rasgo de identidad e independencia.

Es difícil diferenciar dónde empiezan y acaban los deseos femeninos porque a las mujeres nos han educado para interiorizar, es decir, hacer nuestros los deseos masculinos. Eclipsando los propios.

Si el Sr. Grey no se lo pidiera, si no la incitara ejerciendo poder y control engalanados con un lazo de deseo y amor ¿desearía ella realmente esa relación? ¿Serían deseos propios esos comportamientos sexuales?

Hábilmente la autora nos explica el porqué él actúa de esa manera: una infancia e iniciación sexual traumáticas son el origen de sus sombras. Mostrarnos así la vulnerabilidad de este personaje facilita disculpar sus actos. Qué mujer no es sensible ante estos hechos y piensa: Pobre!, Cuánto ha sufrido! Y ya se dispara la tendencia inculcada de cuidar, calmar, consolar, perdonar…dejando a un lado las propias necesidades supeditándolas a las ajenas.

El rol de cuidadoras lo aprendemos implícitamente desde que nacemos y lo ejercemos desde que nos dan un muñeco para jugar.

Ahora bien, tampoco él escapa a los roles de género masculinos tales como poderoso, dominante, protector, ejerce control sobre todos los aspectos de la vida de ella  escudado en el cuidado de los suyos. Para hacerlo más atractivo, se nos muestra  cariñoso y detallista.  Y como hemos visto, necesitando una redentora.

Su complejo mundo psíquico es procesado por la protagonista ejerciendo de terapeuta y salvadora. Cuál mujer que todo lo puede sustituyendo exitosamente al psiquiatra profesional que le trataba durante años. Como si el amor lo curase todo. Y cuando esto falla en la vida real, muchas mujeres sienten que son ellas las que han fallado, que no han sabido hacer las cosas bien.

Otro rol de género femenino es curar, regular emocionalmente, calmar el dolor,  salvar. Es decir, somos  las responsables del mundo afectivo de los otros. Recapitulando, en esta trilogía aparecen reproducidos de nuevo los mandatos de género de siempre enmascarados en una relación de amor, con un final feliz.

Yo esperaba que, más allá de descripciones eróticas explícitas, la autora nos mostrase algo liberador donde las mujeres fuesen verdaderamente dueñas de sus deseos. Y donde las relaciones de pareja fuesen realmente equitativas. Ni amos ni sumisas.

P.S. La  propia autora tiene amo, según muestra en su dedicatoria: “Para el amo de mi universo”

Modificado por última vez en Domingo, 29 Noviembre 2015 13:10